Los principales artículos y columnas más destacadas en materia política


MÉXICO, 26 de agosto, 2011.- A continuación, los principales artículos y columnas más destacadas en materia política.

PLAZA PÚBLICA

Miguel Ángel Granados Chapa

Beltrones y el entusiasmo libanés

Se cita con frecuencia la frase del presidente López Mateos: “quién no tenga un amigo libanés, ¡que lo busque!”. La expresión consta en un muro del club social y deportivo de esa comunidad en la Ciudad de México. El miércoles comió allí el presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones, invitado por la mesa directiva del Centro Libanés. Fue recibido con entusiasmo que acaso va más allá de la cortesía y que muestra que el senador sonorense no tiene necesidad de buscar amigos en esa comunidad, pues ya los tiene.

El discurso del presidente del Centro, Napoleón Fillat Martínez, fue particularmente caluroso, y aplaudido, como lo fueron también las palabras del legislador, y aspirante a la postulación presidencial de su partido. El hecho más significativo de la reunión fue la presencia de Carlos Slim, con mucho el miembro más eminente de esa comunidad. En la actual coyuntura preelectoral, el que haya estado con Beltrones el hombre más rico del mundo no significa necesariamente el que éste apoye a aquél. No será extraño verlo en alguna otra reunión con algún otro presidenciable o candidato. Pero un hombre tan ocupado como Slim podría haberse excusado de participar en el encuentro del miércoles, o mostrado alguna reticencia ante el modo de recibir a Beltrones. No lo hizo.

Fillat Martínez es un joven abogado, por lo que se ve ganoso de participar en la vida pública. Preside la Asociación Democrática de Abogados y recibió de otra agrupación de ese gremio, el Colegio de Abogados Foro de México, la presea Eduardo García Máynez, llamada así en honor de uno de los grandes juristas mexicanos. Escribió un capítulo titulado “La obra pública municipal”, en un libro coordinado por Jorge Fernández Ruiz, notable profesor de derecho administrativo y miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Actualmente Fillat Martínez es director de prevención del delito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

No es extraño que los presidenciables busquen o se hagan invitar a reuniones de las comunidades de migrantes más activas y presentes en la vida mexicana, la judía y la libanesa. No lo hacen únicamente, por lo demás, quienes aspiran a la Presidencia de la República. También muestran su interés por relacionarse con esas comunidades candidatos como Luis Felipe Bravo Mena, quien como parte de su campaña por el gobierno mexiquense se reunió en junio, precisamente un mes antes de la elección, con el comité central de la comunidad israelita mexicana. Seguramente el panista tuvo presente que más de la mitad de esa comunidad en todo el país habita en el Estado de México, especialmente en los municipios de Naucalpan y Huixquilucan.

Así lo hizo notar, por su parte, el gobernador Peña Nieto durante su visita a Israel, en enero del año pasado. Fue recibido con el protocolo reservado a los jefes de Estado y de gobierno nacionales, inaplicable a un gobernador estatal. Se entrevistó con el primer ministro Benjamín Netanyahu. Un año más tarde, recibió en Toluca al Gran rabino ashkenazi de Jerusalén, Yona Metzger. En esa ocasión, además de David Korenfeld, secretario de Aguas del gobierno mexiquense y ex alcalde de Huixquilucan, estuvo presente, ya en su carácter de persona privada, el ex procurador Alberto Bazbaz, de quien Peña Nieto tuvo que prescindir a causa del escándalo provocado por la muerte de la niña Paulette Gebara.

Las comunidades libanesa y judía no son homogéneas políticamente. Por lo tanto, los políticos en campaña que las procuran no andan allí en busca de votos. Lo que les interesa es el aval de los miembros de esas comunidades, que tienen una presencia relevante en el mundo de los negocios. Tampoco pueden esperar de ellos aportaciones financieras relevantes, por un lado porque la legislación electoral impone límites y condiciones al financiamiento privado, y por otro lado porque esas comunidades tienen tal fuerza por sí mismas que no requieren asegurarse el favor gubernamental por esa vía abierta.

Se sabe que, pragmáticamente, grandes empresarios de esas comunidades diversifican sus aportaciones y las entregan a más de un partido. El más próspero entre ellos, al mismo tiempo el hombre más rico del mundo, así procede y también administra su presencia y su acompañamiento a candidatos en esa misma dirección. Hace una década era notoria su cercanía con Andrés Manuel López Obrador. Tenían, sí, intereses públicos en común, como el apoyo a la resurrección y prosperidad del Centro Histórico de la Ciudad de México, pero adicionalmente los aproximaba el ejercicio de una intuición y una sensibilidad común. Luego se distanciaron, pero aun así el ex jefe de Gobierno se ha mostrado cuidadoso en no denostarlo, como hace en cambio con quienes llama miembros de la mafia del poder.

Como quiera que sea, a Beltrones le vino muy bien ser invitado al Centro Libanés. Se aproxima la definición del modo y momento en que el PRI resolverá la sucesión presidencial y el senador sonorense intensifica su presencia en la atención pública. Dentro de dos semanas quedará en posición ventajosa frente a Peña Nieto, pues su papel como presidente de la Mesa Directiva senatorial le permite ser visto y hacerse oír de manera natural. En cambio, cuando el 16 de septiembre Peña Nieto deje de gobernar a los mexiquenses, perderá reflectores. Es seguro que, según las lecciones de su tío y protector (que así procedió hace seis años), su pacto con Televisa se extienda más allá de su gestión. Pero ya no será lo mismo.

 
Cajón de Sastre
 
 
Todos, aun los profesionales de la palabra, perdemos el habla ante la magnitud y el significado del ataque al casino de Monterrey. Más de 50 muertos en un solo atentado hace más evidente que nunca la capacidad de fuego de las bandas que dominan los escenarios públicos en buena parte del país. Y dejan también constancia de la ineptitud de las fuerzas del orden, cualquiera que sea su adscripción formal. Sólo por ineficacia o por complicidad pueden los delincuentes reunir arsenales como los necesarios para llevar la insolencia bélica delincuencial a estos niveles. Sería comprensible que la prevención física, inmediata de delitos de esta dimensión sea difícil de realizar. Pero no tiene excusa la falible tarea de inteligencia de que tanto se ufana la Secretaría de Seguridad Pública.

Carmen Aristegui F.

Moreira

El PRI está en serios problemas. El asunto Moreira está a un punto de lo inmanejable. Algo tendría que hacer, pronto, el PRI con su presidente nacional; y el presidente nacional del PRI tendría que hacer algo, pronto, consigo mismo. El margen se les agota, y lo que cabe es que enfrenten la situación de forma diametralmente distinta a la que hasta ahora han adoptado para sobrellevar esta crisis que, amén del creciente escándalo, podría desembocar en el ámbito de lo penal. La escalada de información sobre el gobernador con licencia de Coahuila, Humberto Moreira, es de tal gravedad que no puede sortearse con disimulos o con chascarrillos que tratan de exorcizar los cuestionamientos, las revelaciones en la prensa y señalamientos y críticas de sus adversarios acerca de temas puntuales y señalamientos específicos: sobreendeudamiento del estado -no es el único caso, pero sí el más escandaloso-, falsificación de documentos, tergiversación y ocultamiento de información a las calificadoras de deuda -que ya se lo cobraron castigando a la entidad en sus valoraciones de deuda-, presuntos retrasos y retenciones de recursos federales para los municipios que debieron ser entregados por el entonces gobernador. Las informaciones reveladas han dejado contra las cuerdas a Moreira, que aún no atina a contestar, sino con ocurrencias, sobre los graves señalamientos de conductas que se le imputan en lo directo a su persona o a integrantes de su círculo más cercano, en lo político y en lo familiar. La carga política que, por supuesto, conlleva la exhibición de informaciones que debilitan a Moreira y comprometen al PRI, si bien es inocultable, no es, en estos momentos, lo más relevante. Al PAN y, más recientemente, al PRD el escándalo les ha servido para denostar al PRI y a Moreira. El líder priista denuncia la existencia de una “campaña perversa… bien orquestada… con la que Acción Nacional pretende desprestigiar al PRI,” y dañar a sus dirigentes. La raja política, inevitable ya, no es el tema principal. El tema central, ahora, es saber qué tanto de las acusaciones corresponde a la verdad, con qué elementos de prueba se sostienen y si se hará de todo esto un procesamiento judicial. A Moreira se le considera, a estas alturas, la encarnación del modelo de poder que han ejercido los gobernadores del país en los últimos años. Más señores feudales que gobernantes autónomos de sus entidades. Más de horca y cuchillo que representación federalista. Los gobernadores que han logrado reproducir, en la escala local, muchos de los vicios del viejo autoritarismo que favorecen la insana concentración de poder en la figura del Ejecutivo. El alineamiento de una buena parte de los factores de poder en lo legislativo, judicial, electoral y mediático en torno suyo, tal y como sucedía con el viejo presidencialismo, constituye el fenómeno de poder -post alternancia presidencial- mediante el cual se explica cómo le fue posible a Moreira incrementar de 320 millones de endeudamiento a los más de 32 mil millones que han sido reconocidos y lograr una influencia extendida en el actual interinato y con la próxima gubernatura que encabezará su propio hermano. El poder Moreira alcanzó para lograr la aprobación en el Congreso local de créditos millonarios que permitirán el refinanciamiento del enorme pasivo que arrastrará Coahuila por los próximos 30 años, o más. Un poder sin contrapesos, como el de Moreira y otros gobernadores, permite que por sí mismo o por interpósita persona, el gobernante se enriquezca, oculte, tergiverse o mienta para la obtención de recursos millonarios que se ocupan en obras, carreteras o programas cuyo desarrollo no queda clarificado. A menos que demuestre lo contrario, Moreira se erige en la figura emblemática de los abusos que se pueden cometer desde un poder sin contrapesos. Hasta ahora Moreira no ha hecho una defensa de sí mismo, con datos, papeles o argumentos legales que puedan contrastarse con los ya publicados en su contra. No ha enfrentado el asunto de no ser con intermitentes declaraciones a la prensa en la que solo ha minimizado, trivializado o eludido el tema y las preguntas específicas que deberá contestar de una u otra manera. En tanto eso no ocurra, el presidente del PRI preserva y amplía la incómoda situación que compromete e incomoda a su partido, al candidato de su partido y, por supuesto, a sí mismo y a todos los que lo rodean.

 
Día con día

Héctor Aguilar Camín

Qué necesita México para crecer

Respecto de la pregunta, planteada aquí, sobre si un aumento del déficit y el gasto público podrían estimular la economía mexicana frente a la recesión que se dibuja en el horizonte, el subsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez, me ha enviado una nota de la que ofrezco unos pasajes.

Algunos economistas (Paul Krugman, Larry Summers y Jeffrey Sachs) han comentado la necesidad de un déficit contracíclico en Estados Unidos… para la crisis cíclica que está padeciendo ese país… No proponen un mayor déficit como la solución para el otro problema de Estados Unidos: un muy bajo crecimiento durante la última década.

La situación cíclica de México es muy diferente. Las últimas proyecciones del consenso de los analistas, aún revisadas a la baja, apuntan a que la economía crecerá por arriba de su potencial este año y probablemente el siguiente también.

Con respecto a la demanda interna, no existe una fórmula mágica. Para empezar, el valor del gasto e inversión públicos reportados por el INEGI en las cuentas nacionales es de sólo 15 por ciento del PIB.

Cuesta mucho trabajo pensar que un mayor déficit público (que posiblemente iría acompañado de tasas más altas de interés) realmente contribuiría a un mayor dinamismo de la demanda interna.

Por el contrario, para dar mayor confianza a los hogares y las empresas se debe mantener una inflación baja que permita una recuperación de los salarios reales, bajas tasas de interés que estimulen la inversión privada, y una mayor disponibilidad de crédito.

Los sectores donde México está teniendo un buen desempeño son los que están más abiertos, como las manufacturas. Lo que necesitamos buscar es una competitividad más elevada en otros sectores.

Costó mucho trabajo y muchas crisis —1976, 1982, 1988 y 1994— generar el consenso sobre la importancia de mantener la estabilidad fiscal y financiera. Como si nuestra propia historia fuera poco, las crisis en Estados Unidos y en Europa son un recordatorio presente de cómo políticas irresponsables en cualquiera de los dos frentes resultan contraproducentes a la larga.

Más que recurrir a la expansión fiscal, lo que se requiere es trabajar en las reformas más difíciles, dado que afectan a grupos de interés. Sólo a través de una economía más flexible, con más oportunidades de inversión y adopción de tecnologías de punta, anclada por finanzas públicas sostenibles y un sistema financiero sano, podemos alcanzar mayores tasas de crecimiento y generación de empleo que sean sostenidas.

En Privado

Joaquín López-Dóriga

La legislatura del fracaso

El próximo jueves se inicia el penúltimo periodo ordinario de esta decepcionante legislatura, cuya tónica ha sido la parálisis y la pereza legislativa.

Termina el receso, como siempre, con una pugna interna por los órganos de control políticos, sobre todo de la Cámara de Diputados, donde una vez más torcerán la ley, como torcieron la Constitución para no designar consejeros del IFE, y no elegirán en tiempo y forma al presidente de su mesa directiva por falta de acuerdos, a los que anteponen sus ambiciones partidistas.

Este periodo inicia, no hay nada nuevo, con una serie de declaraciones sobre su compromiso con la sociedad y su decisión de sacar adelante las reformas estructurales que el país necesita, que mantienen en su congeladora, porque primero son sus intereses, personales, de grupo y partido, y luego los de todos los mexicanos.

Lo que he escuchado en sus pomposas plenarias es una copia de lo que dijeron en los años previos a los que siguió el incumplimiento que seguirá en ésta, como siempre.

No hay nada nuevo.

Y menos en las vísperas de la batalla electoral que viene y en la que están inmersos.

Nadie se conmoverá cuando el jueves instalen el primer periodo ordinario del tercer año de esta legislatura, ni una esperanza despertarán, nada se espera de ellos.

Esta legislatura, como otras, se ha convertido en sinónimo de parálisis de país, desdén y ruptura con la sociedad, pozo sin fondo y sin transparencia de miles de millones de pesos, dispendio que es insulto en un país con 50 millones de pobres.

Y cuando instalen la sesión del jueves, nos valdrá madre a todos los mexicanos, como, está demostrado, nosotros les valemos a ellos.

Retales

1. DENUNCIAS. Ernesto Cordero confirmó ayer lo que le había adelantado en este espacio: que la Secretaría de Hacienda ha presentado ya denuncias penales en la PGR y Procuraduría Fiscal contra quien resulte responsable, por el uso de documentos falsos del gobierno-Congreso de Coahuila para obtener de participaciones federales por tres mil millones para garantías bancarias. Hay bancos en la cuerda;

2. JUEGO. El presidente Calderón amplió el juego de la sucesión cuando por primera vez hizo elogio público de uno de los precandidatos: Josefina Vázquez Mota, en la plenaria de los diputados panistas. Sin duda, en su momento dirá algo en ese sentido de Santiago Creel y del mismo Cordero cuando renuncie a la Secretaría de Hacienda; y

3. RELEVOS. Ayer le contaba, hoy le reitero: el PRI retendrá la presidencia de la Cámara de Diputados para el periodo que inicia el jueves. El miércoles se reúne la Junta de Coordinación Política para despedir a Josefina Vázquez Mota, que sigue como coordinadora panista, y dejar a Carlos Ramírez Marín en su actual cargo, al menos una semana por falta de acuerdos.

Nos vemos el martes, pero en privado.

 
JUEGOS DE PODER

Leo Zuckermann

Las reliquias del Papa

Karol Wojtyla fue el primer Pontífice que entendió la globalización y el poder de los medios de comunicación

A la entrada de Televisa Chapultepec hay expuesta una silla que utilizó el papa Juan Pablo II en una misa en el estadio Azteca. He visto cómo mucha gente se persigna cuando pasa por ahí. Lo consideran un objeto sagrado. Hoy veo que algunas reliquias del primer Papa polaco están dando la vuelta por el país y que este evento religioso ha despertado de nuevo interés y devoción por este personaje tan popular en México y el mundo católico entero.

Y es que Karol Wojtyla fue el primer Papa que entendió la globalización y el poder de los medios de comunicación. El Pontífice ejerció un papado inédito para la Iglesia católica donde se combinaron viajes por todo el mundo, eventos multitudinarios en torno a su figura y la utilización intensiva de la televisión como medio de difusión masiva del mensaje pastoral. Gracias a su poder mediático, se convirtió en una celebridad global que incluso trascendió la grey católica.

El 16 de octubre de 1978 se anunció que un polaco, Karol Wojtyla, sería el nuevo Papa, el primer Pontífice no italiano desde 1523. Casi de inmediato, Juan Pablo II salió de los palacios vaticanos para recorrer el mundo. Visitó 129 países en 104 viajes (un promedio de cuatro al año). Saludó, besó y bendijo a millones de feligreses. Acercó la figura papal a ellos. Llevó directamente el mensaje de san Pedro. El Papa, sumo sacerdote de la Iglesia católica, dejó de ser un personaje pintado en un óleo, citado por los clérigos en las misas, para pasar a ser un líder de carne y hueso, un carismático guía espiritual, conocido y apreciado por la población mundial, católica o no.

Visitó por igual países ricos que pobres. Comunistas (como Cuba) y ex comunistas (como su natal Polonia o los países bálticos). Fue a Israel y a los territorios palestinos. Visitó en cinco ocasiones México. Nunca viajó, sin embargo, a Rusia y a China. El primero, bajo el régimen comunista, intentó asesinarlo en 1981. El segundo proscribía a la Iglesia católica ya que sus gobernantes veían a la religión como una amenaza potencial de disidencia política.

Los viajes del Papa eran acompañados de actos masivos con un impresionante despliegue de recursos. Se montaban verdaderos espectáculos multitudinarios y pletóricos de la parafernalia mediática propia de nuestros días. En no pocas ocasiones, las misas del Papa parecían un concierto de rock: escenografía sofisticada, luces multicolores, sonido portentoso, música regional y fastuosos vestuarios litúrgicos. Todo esto, por supuesto, tenía un costo económico para la Iglesia. Se calcula, por ejemplo, que el viaje papal a Estados Unidos en 1987 costó 20 millones de dólares. Era tan impresionante el despliegue de recursos en torno a Juan Pablo II, que hasta los no católicos se movilizaban para verlo. El Papa era una celebridad mundial. 

Juan Pablo II tenía un poder escénico magnífico, quizás heredado de su gusto por el teatro en sus días de juventud. Más allá de los actos magnos que caracterizaban a sus viajes, el Papa multiplicó aún más su presencia gracias a la televisión. Este Pontífice entendió la importancia que juega este medio en la sociedad contemporánea y, sin más, estableció una relación simbiótica con ella. Por un lado, la televisión se benefició comercialmente de uno de los personajes más populares en el planeta, que elevaba como pocos los índices de audiencia televisiva y, por el otro, el Papa tuvo la capacidad de llegar a millones de hogares en todo el mundo quienes, fascinados, lo seguían por la televisión. Juan Pablo II fue, sin duda, un Sumo Pontífice televisivo.

En México, incluso seis años después de haber fallecido, su personalidad sigue despertando gran interés y devoción. Ahora que sus reliquias son las que viajan, que salen del templo para acercarse a la gente ávida por ver, conocer y tocar el poder de la divinidad, comprobamos una vez más este interesantísimo caso de popularidad religiosa.

ARSENAL

Francisco Garfias

¡Qué país!

El asesinato de Humberto Millán Salazar, director del diario digital A Discusión, vuelve a poner de luto a familiares de un periodista

Es indignante, preocupante, inaceptable, lo que sucede en México. Las malas noticias no paran.

La incompetencia de las autoridades en los tres niveles de gobierno es un axioma (verdad que no necesita ser comprobada). Apenas el sábado nos estremecíamos con las escenas en el estadio de futbol de Torreón. Ya son lugares comunes palabras como narcofosas, colgados, decapitados, masacrados, ejecutados. Y ahora la brutalidad de la masacre en el Casino Royal de Monterrey.

¡Qué país!

El asesinato de Humberto Millán Salazar, director del diario digital A Discusión y colaborador de Radio Fórmula, vuelve a poner de luto a familiares de un periodista. Ya van seis en lo que transcurrido del año; 50 desde 2005; 72 desde que el PAN llegó al poder. Hay 13 desaparecidos, 22 atentados a sedes de medios, según registro de la CNDH.

 “Todo esto es un reflejo claro de los ataques contra la  libertad de expresión”, nos dijo ayer el ombudsman nacional, Raúl Plascencia, al condenar la violencia en contra de los informadores.

Mauricio Farah, otrora encargado del programa de agravios a periodistas de esa Comisión, de plano habló de escalada. “El clima que hay responde a la falta de resultados en las investigaciones por desaparición, amenazas, levantones, homicidios. Al amparo de la impunidad y la corrupción, se institucionaliza la violencia en contra de los periodistas”, puntualizó.

Josefina Vázquez Mota, la única mujer que aspira al máximo cargo de representación nacional, recibió ayer el mejor apapacho. Durante un desayuno con los diputados del PAN, reunidos en Morelia, el presidente Calderón hizo un especial reconocimiento a las realizaciones de a su “amiga” diputada federal.

“Muy probablemente dejará la responsabilidad que ahora tiene para dedicarse a otros menesteres”, recordó el primer mandatario.

Sobra decir que esos “menesteres” no son otros sino la búsqueda de la candidatura del PAN a la Presidencia de la República.

En el equipo de la coordinadora de la bancada del PAN en San Lázaro presumen que es la primera aspirante que tiene luz verde del Presidente para irse a hacer campaña. “Ni Lujambio ni Cordero han sido autorizados a dejar sus cargos”, aseguran, muy orondos.

El calculado apapacho presidencial coloca a Josefina dentro del campo calderonista. No es la candidata de Felipe —no se encelen corderistas—, pero tampoco es la abanderada antiFelipe. 

El apoyo manifiesto de Roberto Gil, secretario particular de Felipe, pero también la llegada del impresentable Jorge Manzanera, cercano a Felipe, al equipo de Josefina, ha hecho pensar a algunos panistas que hay una especie de “transferencia” de refuerzos de Los Pinos a la diputada federal.

Eso deja a Santiago Creel, puntero en las preferencias para la candidatura del PAN, como el único aspirante rechazado por el calderonismo. Es del dominio público que el senador con licencia ni siquiera fue invitado a la fiesta de cumpleaños del Presidente de la República.

Esta obvia debilidad puede convertirse en fortaleza, si el ex secretario de Gobernación, quien ya arregló sus cuitas con las televisoras, puede alzarse como estandarte de los azules inconformes y como alternativa real a la continuidad calderonista.

Ya nos lo decía Gustavo Madero, jefe nacional de ese partido. “Quienes creen que en el PAN las cosas se manejan por una sola instrucción, están equivocados”, nos dijo.

La salida de Vázquez Mota de la coordinación del PAN en San Lázaro no es inminente.  En septiembre próximo tomará la decisión sobre cuándo se va, adelantó la diputada. 

Tiene hasta el 18 de octubre próximo para hacerlo. En esa fecha se publican las bases para el proceso de elección del candidato del PAN, nos dicen en el entorno de la coordinadora del grupo panista en San Lázaro.

Tres nombres suenan para su relevo: Francisco Ramírez Acuña, Felipe de Jesús Cantú y Francisco Javier Salazar, en ese orden.

 Queremos ponerle una palomita al rector de la UNAM, José Narro. Su cruzada a favor de la Propuesta Alterna de Seguridad y Justicia en Democracia rompe tabúes, tapa bocas de los radicales, ayuda a caminar a la Ley de Seguridad Nacional.

“La propuesta recoge estrategias que ya hemos analizado en la Cámara, pero no es lo mismo que los diputados lo hagan a que el rector lo diga. Mantiene el tema más allá de la coyuntura electoral”, resumió  José Luis Ovando, presidente de la Comisión de Seguridad en San Lázaro.

Narro habló ayer del tema en la plenaria de los diputados del PAN. Allí recordó que, “para todo veneno, hay un antídoto”.

El lunes presentará la propuesta alterna al mismísimo presidente Calderón.

(El Semanario Agencia, ESA)

 

Redacción

26/08/11 :: 06:37

 

© Derechos Reservados, 2011. Prensa de Negocios ®, S de R.L. de C.V.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s